PUEBLA DE SANABRIA


-Castillo de los Condes de Benavente.

Se encuentra en un amplio llano, en la cumbre de la precipitada mole de roca por donde discurre la Villa. Fue edificado en la segunda mitad del siglo XV, bajo el mandato del IV Conde de Benavente, D. Rodrigo Alonso Pimentel, cuyos blasones y los de su esposa aparecen en la puerta principal del castillo. Es de planta regular y en el centro posee una enorme y casi cuadrada Torre del Homenaje, conocida popularmente como "El Macho", constituida por varias plantas, protegida por un puente voladizo. El Macho se encuentra rodeado por un recinto amurallado, protegido por cubos semicilíndricos distribuidos desigualmente. En el flanco oriental, que mira al valle del río Tera, se abren numerosas ventanas y un gran balcón, que animan la fachada. Un bello blasón sobre repisas, constituye prácticamente el único ornamento del austero conjunto. En la parte Norte del recinto amurallado se encuentra el Centro de Recepción de Visitantes, en la "Casa del Gobernador".


-Iglesia de Nuestra Señora del Azogue. En la Plaza Mayor, cerca del Castillo, se encuentra la iglesia parroquial, bajo la advocación de Nuestra Sra. del Azogue, construida a finales del siglo XII, época de la que conserva restos románicos en los muros laterales de la nave y en el hastial con su portada. La puerta meridional, se encuentra situada bajo un porche entre la torre y el brazo sur del crucero. Consta de tres arquivoltas. Le exterior decorada con flores, la del medio es un baquetón rodeado de tallos entrecruzados y la interior está formada por una nacela entre dos boceles. Los capiteles románicos de la puerta occidental muestran decoraciones de tipo vegetal y el tema bíblico de Adán y Eva tentados por la serpiente.

En los fustes de dicha puerta aparecen cuatro figuras humanas adosadas, ataviadas con el atuendo de la época, son dos varones con escrituras en sus manos y una pareja de nobles en actitud orante. No menos curioso es la cabeza humana que sobresale por encima de las arquivoltas de la puerta de la fachada occidental, insertada sobre el muro. El amplio crucero y su cabecera poligonal son góticos y están cubiertos por bóvedas de crucería estrelladas. En el interior se conserva una Pila Bautismal del siglo XIII con figuras talladas en el frontal. Se hallan también una pieza musical de museo: el órgano del coro, bello instrumento datado en 1780 y del que surgieron notas musicales hasta 1930. El suelo de la iglesia guardó durante años un secreto hasta que en 1995 tras las obras de restauración se descubrieron un mar de lápidas funerarias que ocupaban toda la superficie del templo y que hoy en día son visibles a través de unas enormes baldosas de cristal transparentes. La Torre del Campanario resalta altiva, aunque poco concordante con la sobriedad románica de la edificación primitiva. Alberga un gran reloj que marca impasivo el paso del tiempo por los cuatro costados y avisa con sus campanadas las horas y las medias.

 

-Ermita de San Cayetano.
Es una pequeña ermita situada junto al castillo, y la Plaza Mayor y adosada a la Iglesia de Nuestra Señora del Azogue. De estilo neoclásico, fue construida en el siglo XVIII por la familia Ossorio. 
El exterior tiene diferentes ornamentos como escudo, pilastras, rosetón... Posee una fachada bellamente ornamentada que contrasta con el entorno. El interior consta de una sola nave con bóveda de cañón y cúpula sobre el altar mayor totalmente de piedra. En el altar mayor hay un precioso retablo barroco y una pequeña capilla barroca, levantada en memoria del patrón fundador D. Lucas García Ossorio. Dentro de la ermita se guardan algunos de los pasos que se sacan en la procesión de Semana Santa. Como es una talla de Cristo Resucitado, conocida popularmente como "el Pincha Tajadas", y que es porteada por los jovenes, a toda prisa, por las calles de la villa en la madrugada el Domingo de Resurrección. La ermita pertenece al obispado de Astorga, que es del que dependen todas las iglesias de la comarca.

http://imgll.trivago.com/uploadimages/92/43/9243224_l.jpeg


-Casa Consistorial.

Sobria edificación, que se eleva sobre la Plaza Mayor, frente a la iglesia. La fachada es de la época de los Reyes Católicos (siglo XV). Está construida por grandes bloques de granito de la zona, con dos plantas porticadas, en la que destacan dos elegantes torreones a ambos lados, acabados en forma de pirámide y con cruces de forja en sus cúspides. Tanto la planta superior como la inferior están dotadas de unos enormes y elegantes arcos de piedra con elegantes capiteles. La cubierta, como en el resto de edificaciones de la villa, es de pizarra de la zona. El interior es de granito combinado con maderas nobles de Sanabria. Con una esalera, también de madera, para subir de la plante inferior a la superior. En esta edificación se asienta la Casa Consistorial de la Villa y el salón de plenos. Y desde su balcón se da el pregón y se enciende el chuminazo de las fiestas patronales en honor a Ntra. Sra. de las Victorias.

http://4.bp.blogspot.com/-yGQwANK1Ew4/T1tDSYucmmI/AAAAAAAAAaw/sLBNmQlmfGU/s1600/20110115_0217-TIF1-JPG-WEB1.jpg


-Convento e Iglesia de San Francisco.
Emplazado en uno de los más populosos barrios de la Villa, del cual toma el nombre, el barrio de San Francisco. Se trata de un vetusto edificio. En su conjunto resulta noble, a pesar de su aspecto modesto. 
La iglesia aprovecha el lateral meridional, quedando las estancias conventuales hacia el norte, estas se desarrollan alrededor de un pequeño claustro circundado por arcadas. Éste convento estuvo dedicado a San Bernardino y sus residentes fueron frailes franciscanos. En la actualidad se utiliza como escuela de artes y oficios y locales para centro de profesores. La iglesia permanece abierta al culto y sirve de apoyo a la parroquia. En ella se celebran, el primer domingo del mes de Febrero, las fiestas del barrio, en honor a Ntra. Sra. de las Candelas (las fiestas invernales más populares de toda la comarca).

http://1.bp.blogspot.com/-j40liEyJDKU/Trw6yt105mI/AAAAAAAAB_I/yEEUyOX0InI/s1600/2011-10-19%2B09.14.23.jpg

 

-Conjunto histórico-artístico.

El conjunto histórico artístico de la localidad constituye un autentico bastión fortificado por el que han pasado infinidad de batallas. Su condición fronteriza ha hecho de ella una Villa que en la actualidad está declarada Conjunto Histórico Artístico. Nada más cruzar el río y adentrarnos en los que hoy constituye el centro de la población (la Plaza del Arrabal), se advierte una hermosa fuente, conocida como "El Pilón", y una empinada calle de piedra, en cuyas inmediaciones se encuentran las más austeras fachadas. La arquitectura se caracteriza por el uso de materiales constructivos de la zona, tales como la piedra en los muros (granitos de la zona, fundamentalmente), la madera en tejados, puertas, ventanas, boladizos y balconadas, y la pizarra en los tejados. Predominan en las casas los corredores y galerías. Los corredores son amplios y las galerías están casi siempre acristaladas. Además, los trabajos de rejería vienen a embellecer más aun estas ya de por sí atractivas construcciones. Otra característica peculiar de esta arquitectura es la decoración de las fachadas. Las casas de esta localidad guardan aún el recuerdo de antiguos momentos de esplendor. Muestran estas construcciones una gran riqueza ornamental. Los blasones y escudos de armas aparecen en sus fachadas, grandes modillones copiosamente contorneados sustentan los aleros y algunas de las balconadas más hermosas de la Comarca. Aún se conserva buena parte de las Murallas que protegían todo este Conjunto Histórico Artístico, desde las cuales se contemplan vistas sin igual de nuestra Comarca. Algunas zonas de la muralla conservan, también, las "garitas" por las que se hacían las vigilancias.



-Murallas.

La muralla se construyó a la par que el castillo. Una cerca murada con mampostería de lajas en hiladas roscas, con mortero de cal y arena en sus lienzos orientales. Los muros de ésta, cerca de los siglos XII y XIII, tenían una anchura de metro y medio, formando una planta poligonal irregular con tendencia a ovalada. Sus máximas cotas se extendían en el eje N-S con 600 m., y en el eje E-O con 150 m. abarcando una superficie aproximada de 8 Has. Ésta planta, que partía de los muros orientales, cerraba únicamente el caserío localizado junto a éste, era la zona más septentrional del actual casco urbano, perfectamente dibujada a través del moderno trazado vial y urbano. Este recinto se defendía por varios cubos y torres cuadradas dispuestas irregularmente a lo largo de todo el perímetro de la cerca. De aquellos cubos y torres hoy nada queda en pie. Contó con dos puertas de acceso, la conocida como de Enmedio o de la Villa y la Principal, luego conocida como de Sanabria. La primera, se protegía con dos torres cuadradas, y se localizaba hacia el SE del recinto, en la actual calle Regimiento de Toledo, junto a la plaza López Monis. Esta puerta comunicaba directamente con el arrabal de Abajo y de ella absolutamente nada queda. La segunda puerta, de la que tampoco quedan restos, se abrió hacia el NO, cerca del castillo, según muestran planos del siglo XVIII, y también contó con dos torres de defensa.

Éste primer recinto reformado a lo largo de la Edad Media, sería posteriormente agrandado en sus extremos norte y sur. Así, en el siglo XVII, entabladas las guerras con Portugal, se decide la ampliación y modernización de las cercas de Puebla de Sanabria, acondicionándolas para las circunstancias de la época. Englobado el barrio de Abajo en el nuevo perímetro de la cerca de planta estrellada, ésta se acondicionó con taludes y troneras para artillería. Su planta ahora alargada se levantó a base de mampostería concertada, protegida con defensas abaluartadas que se superpusieron a las torres y cubos medievales, lo que favoreció en gran medida su desaparición. En éste nuevo recinto se abrieron otras puertas, alguna reforzando las ya existentes. Hacia el E se edificó la puerta de San Francisco. En el extremo S se abrió la nueva puerta del Arrabal, frente al desaparecido fuerte de San Carlos. En la zona SO había además una poterna, visible aún en los planos del siglo XVIII. En la zona norte de las murallas se levantó un fuerte muro de mampuesto y sillería como refuerzo de la cerca, y en ese muro, frente a la antigua Principal se abrió otra en callejón, de 15 m. de longitud, 3 de anchura y casi 4 de altura. Esta puerta, formada por dos fuertes muros perpendiculares a la muralla, debió estar abovedada, y es de todas las existentes en el recinto de Puebla de Sanabria, la única conservada.

 

Frente a ella un puente salvaba y aún lo hace el foso que se excavó en la roca, comunicándose ahí con el "Camino Viejo" que superaba las posteriores cercas estrelladas. Hoy día pueden verse con claridad un buen número de las reformas llevadas a cabo en aquellos años sobre las murallas de la villa, así puede verse la plataforma en talud localizada al sur del castillo, conocida como de los Portugueses, en la que todavía aparece una pequeña garita de buena sillería. Se mantienen en pie un notable número de lienzos de las murallas de Puebla de Sanabria, principalmente junto al castillo, en el E y N del recinto, aunque existen vestigios de relativa importancia diseminados y ocultos entre las casas hacia el O y el centro de la villa.

En la Puebla han existido dos recintos defensivos. El primero y más pequeño, el que protegía el caserío cercano al castillo. El segundo comprendió casi toda la meseta, hasta sus rebordes, en la que se extiende el pueblo. Este último sería completado posteriormente en sus extremos (y algún otro punto exterior) con avances abaluartados. A mediados del siglo XV ya debía de estar construido en buena parte el primer cinturón de murallas. Así se deduce de la toma de posesión por el conde de 1451: "çerro las puertas de la dicha Villa y çerrola con la llauee dellas... e después de çerradas las abrio...". Y doña María Pacheco nos recuerda que durante su matrimonio con Rodrigo Alonso Pimentel fueron concluidas ya que ambos "ansi mismo... çercaron la villa".

 

-Estación de ferrocarril.
Su construcción se llevó a cabo en el periodo comprendido entre 1927 y 1957. Es un edificio de gran belleza que destaca con el entorno debido a sus formas poco habituales. Los grandes y bastos bloques de granito que la componen le confieren una gran robustez y majestuosidad. Todo ello hace que sea un lugar increíble, de película, de gran tranquilidad, con un puntito romántico.