Habones de Sanabria con almejas

Ingredientes:

INGREDIENTES:

100 grs de habones por persona aprox .
Almejas de buen tamaño
5 dientes de ajo
1 cebolla
Tomate triturado
Vino blanco
Aceite, pimentón, laurel, perejil, sal y pimienta en grano.

 

Ponemos en remojo con agua fría los habones con una anterioridad mínima de 12 horas.

En una cacerola ponemos los habones, tres dientes de ajo con la piel, lavados. Ponemos también la cebolla pelada y agua que cubra los habones. Ponemos también dos cucharaditas de tomate triturado, una cucharadita de pimentón, sal, unos granos de pimienta y un pequeño chorreoncillo de aceite de oliva virgen. Y es el momento de poner a hervir. Es fundamental para un buen resultado en la cocción de este tipo de legumbres, que siempre esté cubiertas por agua y que jamás se remuevan con cuchara, si se han de mover, se hará siempre con movimientos circulares de la cacerola. Así evitaremos dos cosas, que los habones se despellejen y que los habones se nos partan. Queremos presentar en la mesa unas legumbres con una piel entera, brillante y suave al paladar y además que no estén rotas. El tiempo de cocción depende de muchos factores, pero suele rondar las dos horas, dos horas y media. Vais probando. Otro de los trucos que suelo utilizar y que da muy buen resultado, es una vez cocidas, aparto un cucharón pequeño con algo de caldo y lo paso por la túrmix. Se queda como una cremita que devuelvo al guiso y doy un pequeño hervor. Con esto consigo que la salsa espese sin utilizar ningún tipo de espesante y conservando todo su sabor.

Ahora le toca el turno a las almejas. Las lavamos muy bien para en lo posible, eliminar la arena si la tuvieran. Ponemos en un cazo un vasito pequeño de agua y las almejas. Conforme se vayan abriendo ir apartando. El agua donde se han abierto las almejas, se cuela y también se reserva.

En una sartén, ponemos como dos cucharadas de aceite de oliva y freímos dos dientes de ajo picados finitos, con cuidado de que no se quemen. Cuando estén dorados, ponemos un vaso pequeñito de vino blanco y el agua que teníamos reservada de abrir las almejas. Dejamos que reduzca un poco.

Del guiso de habones, retiramos la cebolla, los ajos, el laurel y vertemos la reducción que acabamos de hacer, dejamos que hierva como unos cinco minutos para que absorba bien los sabores y servimos junto con las almejas y un poco de perejil picado.

 

Receta e imagen extraídas de: http://www.productoszamoranos.com/verReceta.asp?Id=159921948336