BÉJAR

HISTORIA

Béjar fue poblado primeramente por los vettones, tribu de origen celta que estaba asentada en la parte sur de la actual ciudad en la zona de La Antigua, siendo conquistada toda la comarca a principios del siglo I a. C. por los romanos.

 

Posteriormente pasó a manos bereberes en el 713 que ocuparon la ciudad hasta la llegada de Alfonso VI de León a la ciudad que la conquistó. Tras la muerte de su descendiente Alfonso VII de León Béjar pasaría a formar parte de la Comunidad de Villa y Tierra de Ávila, en el Reino de Castilla, situándose la frontera con León en la Vía de la Plata.

Los "hombres de musgo" rememoran cada año la reconquista de Béjar

 

Perdida de nuevo en favor de los musulmanes no fue hasta la llegada de Alfonso VIII de Castilla cuando Béjar fue conquistada nuevamente por manos cristianas con una jugada astuta que se recuerda anualmente ya que el ejército cristiano iba cubierto de musgo para no ser avistados por los musulmanes que se escondían dentro de la ciudad entrando por la puerta de la muralla conocida como "Puerta de la Traición".

 

Al ser Béjar un lugar de frontera entre León, Castilla y los musulmanes, Alfonso VIII decidió que la ciudad viera ampliada su muralla en 1180 para defender dicho punto avanzado que constituía la ciudad como frontera con los territorios leoneses del otro lado de la Vía de la Plata como Montemayor del Río. Más tarde, Béjar se separará de la comunidad de Ávila en 1211 otorgándosele a la ciudad un Fuero que facilitó su repoblación. La Comunidad de Villa y Tierra de Béjar abarcaba territorios de las actuales provincias de Salamanca, Cáceres y Ávila. Posteriormente Béjar pasará a formar parte del Reino de León colaborando los bejaranos activamente en la conquista de Cáceres, lo que les valió que en 1229 Alfonso IX de León otorgase a Béjar el título de "Muy Noble".

Alfonso IX de León dio a Béjar el título de "Muy Noble" en 1229

 

Tras la guerra de sucesión entre Isabel la Católica y Juana la Beltraneja, con la consiguiente victoria isabelina, Álvaro de Zúñiga fue recompensado con el título de Duque de Béjar en 1485, el cual gobernará e influirá en los destinos de la ciudad durante los siguientes siglos. Precisamente los Reyes Católicos concederían en 1492 el título de "Muy Leal" a Béjar por la contribución de los bejaranos a la conquista de Málaga y Granada, convirtiéndose en "Muy Noble y Muy Leal" al sumarse al título otorgado con anterioridad por Alfonso IX de León. Por otro lado, la Casa Ducal de Béjar llevará a la ciudad a maestros pañeros flamencos que harán que la actividad textil (que ya se daba en la ciudad con anterioridad de un modo más precario) se convierta en el motor económico de una ciudad que en aquella época, en el siglo XVIII, pertenecía a Extremadura, algo que cambiaría en el siglo XIX pasando la ciudad a formar parte de León al incorporarse a la provincia de Salamanca.

 

En 1850 Béjar obtuvo el título de ciudad por parte de Isabel II al que se sumó en 1868 el de "Liberal y Heroica" al resistir en la revolución de dicho año la ciudad los ataques precisamente de las tropas de Isabel II.

Situación de Béjar en un mapa de 1959

 

Por otra parte, el final del siglo XIX y los comienzos del XX sumieron a la textil bejarana en una fuerte crisis al encontrarse la ciudad mal comunicada, con una llegada tardía del ferrocarril que le hacía muy difícil competir con la industria textil catalana. Ésto cambió en la Guerra Civil al estar situada Béjar en zona nacionalista mientras que Cataluña se encontraba en zona republicana, lo que conllevaba que los uniformes necesitados en el nuevo régimen fuesen abastecidos por Béjar en lugar de por Cataluña. Finalmente en los años setenta la industria pañera bejarana entró en una crisis profunda estando casi extinguida la industria textil en la ciudad actualmente.

 

 

MONUMENTOS

-Muralla medieval. Iniciada con Alfonso VI de León en el siglo XI y continuada por los musulmanes tuvo su mayor ampliación con Alfonso VIII de Castilla en torno a 1180 para proteger la frontera entre los musulmanes, León y Castilla.

Puerta del Pico de la muralla medieval de Béjar

 

-"El Bosque". Es un típico jardín renacentista italiano, construido por los Duques de Béjar en el siglo XVI como villa de recreo, con estanque, estatuas, palacete y quiosco remodelados en el siglo XIX.

"El Bosque" de Béjar, declarado Jardín Histórico

 

-Iglesia del Pilar y San José. Construida en torno a los años 60-70 del siglo XX en estilo neogótico italiano. Su interior es colorista debido a los mosaicos que la decoran. Es una de las iglesias más bellas de Béjar, no sólo por su construcción, sino por estar enclavada en un montículo desde el que se divisa la ciudad.

Iglesia de El Pilar de Béjar (Foto: Carmen Cascón)

 

-Iglesia de San Juan Bautista. Construida en el siglo XIII, de cuyo origen románico conserva el ábside y la torre-atalaya, fue ampliada en el siglo XVI. En su interior se conservan la techumbre en madera (siglo XVI) y las imágenes de San Francisco de Asís y el busto del Ecce Homo y La Dolorosa, entre otras, así como lienzos de calidad. Frente a ella en el llamado Parapeto se alojan los pasos procesionales, la mayoría del siglo XX, entre ellos el Calvario de González Macías.

Iglesia de San Juan Bautista (Foto: Ramón Sobrino)

 

-Ayuntamiento. Del siglo XVI y estilo renacentista ofrece un gran parecido con las casas consistoriales de Puebla de Sanabria, Plasencia, Zamora (antiguo) o Ciudad Rodrigo.

Ayuntamiento de Béjar

 

-Museo Judío "David Melul". Se trata de una casa solariega con reminiscencias góticas ubicada junto a la iglesia de Santa María.
Museo Judío de Béjar (Foto: Carmen Cascón)

 

-Restos de la iglesia de San Gil. Ubicada junto al Museo del escultor Mateo Hernández de ella sólo se conserva su ábside y su portada principal.

Restos de la Iglesia de San Gil

 

-Iglesia de El Salvador. Originalmente medieval, conserva de la época de su construcción el ábside y el primer cuerpo de la torre-campanario. Ampliada en el siglo XVI y con fuertes reformas en el siglo siguiente, el siglo XVIII fue su época de mayor brillantez. Durante siglos fue considerada la iglesia más bella de la ciudad. En febrero de 1936 sufrió un grave incendio que la destruyó en parte, manteniéndose en la actualidad solamente sus elementos estructurales. En su interior es destacable el paso procesional de Nuestro Padre Jesús de las Victorias del autor bejarano Francisco González Macías.

Iglesia de El Salvador

 

-Palacio de los Duques de Béjar. Está edificado sobre una antigua alcazaba musulmana de la que quedan las dos torres. Tiene un patio renacentista con una preciosa fuente llamada Venera. En las enjutas se pueden ver los escudos con las letras F y G (Francisco y Guiomar, que fueron los que lo reconstruyeron). Su primera propietaria fue la reina doña Violante, esposa de Alfonso X de León, que lo llevó como dote de boda. Hoy alberga el Insituto Ramón Olleros Gregorio de Educación Secundaria y Bachillerato. En uno de los torreones se encuentra situada la cámara oscura, a partir de la cual se puede observar toda la ciudad, así como la sierra de Béjar y el entorno natural.

Palacio de los Duques de Béjar

 

-Iglesia de Santa María la Mayor. De origen medieval fue reformada en el siglo XVI si bien conserva un ábside románico mudéjar. La torre es de granito y el último cuerpo es campanario. Posee un retablo mayor de barroco clasicista dedicado a la titular de la iglesia. En la Capilla del Socorro está la imagen de la Virgen de las Angustias del siglo XVII. Posee otros retablos e imágenes de gran valor como el Nazareno así como un interesante órgano construido hacia 1711, del que sólo se conserva el mueble que fue restaurado en la década de 1980.

 

-Iglesia de Santiago o La Antigua. La más antigua de la ciudad, del siglo XII, alberga el Museo de Arte Sacro Ábside encalado. Su torre es sencilla. En su interior se conservan piezas importantes como el Cristo Yacente realizado en piedra caliza (siglo XVI), el cuadro de la Virgen de la Antigua (siglo XV) así como el retablo mayor del siglo XVIII.

Iglesia de Santiago o La Antigua (Foto: Ramón Sobrino)

 

-Convento de San Francisco. En el claustro pueden verse como decoración los escudos de los Zúñiga, con la corona ducal y las letras F M A (Francisco y Mª Andrea de Guzmán, hija de los condes de Niebla, siglo XVI). También están los escudos de la Orden Seráfica, con una cruz en el centro de 2 brazos, uno desnudo y el otro con la manga del hábito franciscano y en las manos, los estigmas.

Patio del Convento de San Francisco

 

-Santuario de la Virgen del Castañar. Está en una zona arbolada, con predominio de los castaños de ahí su nombre. Es un lugar donde se acostumbra a ir de merienda. La Virgen fue encontrada por un pastor en una caja de madera, junto a un castaño. Con el hallazgo se terminó la peste que asolaba la villa.

Santuario de la Virgen del Castañar (Patrona de Béjar)

 

-Plaza de toros. Construida en el siglo XVII, de forma poligonal, primero en madera, para ser construída en piedra entre 1704 y 1711 con forma octogonal. Es la plaza de toros redonda más antigua de España.

Plaza de Toros "El Castañar" de Béjar, la plaza redonda más antigua de España

 

-Teatro Cervantes. De estilo italiano fue construido a mediados del siglo XIX inaugurándose en 1857.

Teatro Cervantes